Super Bowl LV: Los Tampa Bay Buccaneers son los campeones con el histórico Tom Brady (Mirá los mejores momentos)

Es el séptimo anillo para el mejor jugador de todos los tiempos de la NFL. Fue un abrumador 31-9 y una lección para Patrick Mahomes y su ofensiva.

El Raymond James Stadium de Tampa, Florida, fue el escenario de este domingo de la 55ª edición del Super Bowl, la gran final de la liga de fútbol americano, que tuvo en esta ocasión un gustito especial. Porque enfrentó a Kansas City Chiefs, defensor del título, con Tampa Bay Buccaneers. Pero también porque estuvieron frente a frente dos titanes de este deporte y a los dos mejores quarterbacks del momento.

Patrick Mahomes quería su segundo anillo consecutivo, pero todo fue para Tom Brady, que sumó su séptimo título para agrandar su leyenda. Fue victoria para los Bucs por 31-9  de la mano del mejor de todos los tiempos, que concretó tres pases de anotación y mostró toda su vigencia a los 43 años para conseguir su quinto MVP en la finales del fútbol americano. «Esto no tiene comparación. Somos campeones para siempre», remarcó con una sonrisa de publicidad de dentífricos el marido de la súper modelo Gisele Bündchen.

El primer guiño de la suerte había sido para Kansas City. Luego de la aparición de un Vince Lombardi virtual y del presidente Joe Biden para hablar de la vida en tiempos de pandemia, los Chiefs se vieron beneficiados con el sorteo. La moneda le permitió optar y la elección fue recibir en el inicio de la segunda mitad. Eso quería decir que los Bucs tendrían la primera ofensiva. Pero no sirvió de mucho: la historia contaba que el que ganó el «volado» de la moneda había ganado 24 de las 54 finales del Super Bowl. Y la historia no se torció. Ahora es 25 de 55.

Brady no pudo hacer demasiado en la primera serie ofensiva y los Bucs no tuvieron otra que despejar para que la pelota quedó en manos de Pat Mahomes, que buscaba su segundo triunfo al hilo en el Super Bowl con apenas 25 años de edad. Y el fenomenal mariscal de campo de los Chiefs zafó con su inteligencia para lograr el primer uno y diez luego de evitar ser capturado en la jugada anterior.

Sin embargo, Mahomes no pudo seguir avanzando. Y los Chiefs terminaron despejando la pelota para darle otra vez el comando al inoxidable Brady. Y Ronald Jones, por la vía terrestre, le dio el primero y diez a los Bucs, que comenzaron a romper el hielo. Sin embargo, la defensa de Kansas City reaccionó y logró capturar al mariscal de campo rival para que la pelota volviera a las manos de los de rojo.

Un dato color: el equipo de blanco tenía un récord de 34-20 en la historia de los Super Bowl y había ganado 13 de los últimos 16 enfrentamientos. ¿Era una señal para los Bucs? Sí, las estadísticas jugaron para los Bucs. Pero la clave no estuvo ahí, sino en la defensiva de Tampa Bay que apagó a Mahomes y compañía.

Mahomes no encontraba pases, pero con su capacidad de improvisación logró mover las cadenas. Y luego estuvo a centímetros de romper el cero con una jugada gratis que fue interceptada por la defensa de los Bucs. Al menos le sirvió para seguir avanzando.

Mahomes, enseguida, zafó de una captura y estuvo, otra vez, cerca de entregar un pase de touch down que Travis Kelce no llegó a atrapar. Debió conformarse con un gol de campo desde 49 yardas de Harrison Butker para romper la paridad y ponerse 3-0 arriba en el marcador. Fue la única ventaja para el campeón defensor en la noche en el Raymond James Stadium.

Con Brady todavía calentando el brazo, los Bucs comenzaron a ganar territorio con ataques por la vía terrestre y así fue cómo lograron el primero y diez, hasta la yarda 40, para tratar de responder a los Chiefs. Volaron los pañuelos amarillos y el seis veces campeón de la NFL tuvo tiempo para pensar y entregar un pase para mover otra vez las cadenas.

Enseguida Brate aprovechó una distracción para acercarse la yarda 25. Y los Bucs no se frenaron. Fournette le permitió al dueño de casa meterse en la zona roja por primera vez. Fue entonces cuando apareció la vieja sociedad de los Patriots. Brady encontró a Rob Gronkowski y, luego de una serie ofensiva abrumadora, los Bucs encontraron el primer touch down de la noche para pasar a mandar en el partido por 7-3.

Los Chiefs volvieron a regalar la pelota en el arranque del segundo cuarto, Y la pelota volvió a manos de Brady, que parece dispuesto a no perdonar los errores ajenos para estirar diferencias a partir del juego terrestre. Sin embargo, después de tanta distracción, Evans recibió un pase profundo de su mariscal de campo para llevar otra vez los Bucs en la zona roja. Sí, otro primero y gol. 

Ronald Jones II, otra vez por tierra, quedó a una yarda del segundo touch down. A Joe Haeg se le escurrió de las manos un pase precioso de Brady. Y luego la defensa de los Chiefs hizo lo suyo para frenar dos acarreos en la linea de gol, el segundo en el cuarto intento. ¿Será una bisagra en la noche de la Florida?

Acorralado, desde la yarda 1, Mahomes hizo magia para encontrar a Hill y comenzar a mover las cadenas desde su propia zona de anotación. Sin embargo, pese al ingenio de su fenomenal mariscal de campo, los Chiefs siguen sin poder avanzar y la bola volvió a manos de los Bucs, que arrancarán desde la yarda 40 en territorio contrario tras el pésimo despeje de Townsend.

Se ilusionaron los Chiefs con un pase interceptado por Mathieu, pero los árbitros vieron una sujeción de Ward que les devolvió la vida y el primero y diez a los Bucs, que no sólo están al frente del marcador, sino que están manejando el tiempo de juego con ofensivas largas. No pudo Brady avanzar demasiado, pero Ryan Succop acertó un gol de campo para los Bucs y aumentaba la ventaja. Sin embargo, un error de la defensiva le dio otra chance a Brady y la leyenda se encontró otra vez con Gronkowski para que Tampa Bay pasara al frente por 14-3.

Con cinco de 14 pases completados y sólo 40 yardas, Mahomes comenzó a carburar luego del segundo cachetazo de los Buccaneers. Primero con Kelce y luego con la fortaleza de sus piernas, llegaron dos primeros y diez para que los Chiefs se ilusionen con el descuento. Otra vez Kelce, con más engaños de Mahomes, le permitieron a Kansas City traspasar la yarda 20 antes de la pausa de los dos minutos.

El descanso le sirvió más los Bucs que a los Chiefs, que apenas pudieron avanzar cuatro yardas y tuvieron que conformarse con otro gol de campo de Butker para recortar un poco las diferencias y dejar el marcador en 14-6. Apenas tres puntos en la mejor excursión defensiva para Mahomes y compañía tenía sabor a muy poco.

Antes del medio tiempo y su show imperdible, Brady tuvo la ocasión para seguir lastimando a los Chiefs. Logró un primer down automático tras un error de Breeland y llegó a la yarda diez con 13 segundos en un reloj con un pase corto a Gronkowski. Acto seguido, el mejor de la historia miró su muñeca izquierda para encontrar la jugada y lo que encontró fue una interferencia defensiva para un primero y gol.

Con la ovalada en la yarda 1, Brady no perdonó los errores de los Chiefs y Brown anotó el tercer touch down de la noche para que el marcador, luego de la conversión, quedara 21-6 en el cierre de la primera mitad.

En el arranque del segundo tiempo, luego del espectacular show de The Weeknd, Mahomes intentó hacer reaccionar a los Chiefs, pero Kansas City apenas se llevó un gol de campo, el tercero de Butker, para dejar la chapa en 21-9. 

Sin embargo, los Bucs y Brady no aflojaron. Fournette, que es uno de los jugadores más destacados de la velada en el Raymond James, encontró a premio a su buen partido. Su mariscal de campo no falló a la hora de mover al equipo y conectó su tercer pase de touchdown para que Tampa Bay pasara al frente por 28-9.

Fue sobre llovido mojado para los Chiefs. Después de la primera intercepción que sufrió Mahomes, totalmente desenfocado, los Bucs siguieron facturando y Succop, con un gol de campo, estiró diferencias para llevar el marcador a un 31-9 a falta de 2m46 para el final del tercer cuarto.

Kansas City se sostenía en el amor propio de Mahomes, que buscaba el milagro pese a la férrea defensiva de los Bucs. Pero los receptores no lo acompañaron y los Chiefs se fueron otra vez de la serie ofensiva con las manos vacías.

Los Bucs, con la tranquilidad que les dio la renta que sacaron en el marcador, no pudieron prosperar en su serie ofensiva. Y Mahomes, enorme, siguió buscando y buscando para tratar de recortar diferencias, pero le costó conseguir espacios para poder desplegar su ingenio ante una defensa implacable. Y el mariscal de campo nada pudo hacer sin la banca de su línea ofensiva.

Otra vez una cuarta oportunidad en la que no tuvo otra que arriesgar, pero el pase de Mahomes fue incompleto y la historia ya era imposible de revertir a falta de menos de cuatro minutos para el final de la noche.

Brady no pudo estirar diferencias, pero los Buccaneers sabían que tenían margen para no sufrir. Los Chiefs iniciaron una nueva serie y los problemas con la línea ofensiva siguieron a la hora de bloquear los tackles  de Tampa Bay. Tan bueno fue el trabajo con Mahomes se fue sin pases de touch downs sin su segunda excursión al Super Bowl. Una intercepción marcó el final de la historia. Los Bucs son los nuevos reyes de la NFL con Brady, el mejor de la historia, como líder indiscutido.

En los últimos 45 años, desde que el equipo de Tampa Bay fue fundado en 1976, Chiefs y Buccaneers se han enfrentado en 14 ocasiones. Desde entonces, el historial ha sido favorable para los Bucs al ganar 8 encuentros de 6. En las primeras dos décadas de la franquicia, Tampa fue reconocida como una “entidad perdedora” ya que sufrió 26 derrotas consecutivas a manos de otros equipos. Ahora ya cuentan con dos Super Bowls. El primero había sido con el argentino Martín Gramática, pateador implacable, como pieza clave.

Fuente: www.clarin.com

Video gentileza: SportsTalkLine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *