LNB: Conocé a los mejores jugadores de la fase regular

La temporada regular llegó a su fin y la víspera de la etapa de Reclasificación de los playoffs fue el momento ideal para llevar a cabo la tradicional votación entre la prensa especializada a fin de elegir a los nombres más sobresalientes de la última temporada regular en nueve categorías diferentes: MVP, Mejor Jugador Nacional, Mejor Extranjero, Mejor U23, Jugador de Mayor Progreso, Revelación, Sexto Hombre, Entrenador del Año y Mejor Arbitro. Periodistas de todo el país (68) contestaron la encuesta de Prensa AdC y a continuación les compartimos los resultados completos y el análisis de cada uno de los ganadores.

MVP: Fernando Zurbriggen (Obras) 

La partida de Pedro Barral rumbo a Europa dejó acéfalo a Obras, pero Fernando Zurbriggen asumió el desafío y desplegó un nivel sobresaliente para liderar a su equipo hasta la postemporada. La evolución en su juego fue notable, consecuencia de su arduo trabajo durante los meses de aislamiento. Vertical como siempre, mejoró su lectura de juego, aumentó su eficacia como tirador y mantuvo su incansable intensidad defensiva. Determinante en ambos costados de la cancha, promedió 15.2 puntos, 6.6 rebotes y 4.9 asistencias por juego. Capitán formidable, pese a su juventud se constituyó como un referente y espejo para sus compañeros. Con 19 votos se impuso como heredero del trono que Marcos Mata conquistó en 2018-19. 

Fue una reñida votación para determinar al MVP, un voto a voto que expone la paridad y el talento que abunda en la Liga. Kelsey Barlow finalizó la campaña como el máximo anotador del torneo con 18.1 puntos por juego, una producción que cimentó la histórica campaña de Hispano que continuará con su presentación en playoffs frente a Gimnasia de Comodoro Rivadavia. El estadounidense sumó 15 votos y finalizó como en el segundo escalón de un podio que completó José Vildoza, el talentoso base de San Lorenzo (13). 

También recibieron votos: Brandon Robinson (12), Mariano Fierro (4), Diamon Simpson (2), Leonel Schattmann (1), Tayavek Gallizi (1) y Mauro Cosolito (1). 

Mejor Jugador Nacional: Fernando Zurbriggen (Obras) 

El base de Obras también se quedó con el galardón al jugador nacional más destacado pero no fue una tarea sencilla para el flamante MVP por la amenazante presencia de José Vildoza. La diferencia fue mínima en favor del base del Tachero (24 contra 22 votos) en un mano a mano que apuntala la larga tradición en una posición de élite en el básquet vernáculo.

Premiado como mejor sexto hombre en 2016-17 gracias a su rendimiento en Libertad de Sunchales y consagrado como mejor U23 en 2019, Vildoza sostuvo su prolífico rendimiento en un San Lorenzo irregular que gracias a un fabuloso 2021 finalizó con el segundo mejor récord detrás de Quimsa. Insignia del Ciclón, combina una destacada visión de juego, una capacidad anotadora de primer nivel y un rango de tiro ilimitado que lo convirtió en uno de los mayores recursos ofensivos de la liga: rubricó una planilla de 14.2 puntos con una altísima eficacia de 51.2% de dos puntos, 34.9% de tres y 76.5% desde la línea de libres además de 4.5 asistencias. En los momentos más críticos, Vildoza se entronizó como la estampita del tetracampeón. 

Mariano Fierro sembró méritos más que suficientes para ser protagonista en una votación en la que también sumó cuatro votos como MVP más allá de la decena que acumuló como el argentino más distinguido. El ala pivote, elegido casi en forma unánime para ocupar su puesto en el quinteto ideal, fue uno de los reyes del doble-doble y encabezó la misión de Comunicaciones que concluyó con su boleto para la postemporada. Fierro fue el segundo jugador más eficiente por detrás de Zurbriggen, el máximo reboteador con 9.8 por partido, el séptimo goleador de la Liga con 15.2 puntos y una máquina de generar segundas oportunidades con sus 3.1 rebotes ofensivos por noche. 

También recibieron votos: Mauro Cosolito (3), Jonatan Slider (3), Leonel Schattmann (2), Tayavek Gallizzi (2), Matías Solanas (1) y Juan Manuel Rivero (1). 

Mejor extranjero: Kelsey Barlow (Hispano)

Escritor y trotamundos, el estadounidense nacido en Grecia durante los días de su padre como jugador profesional podrá lucir en su currículum la distinción al mejor foráneo. Eje insoslayable de la ofensiva de Hispano, firmó varias noches inolvidables que impulsaron la proeza del combinado santacruceño. Sus 48 puntos frente a Libertad fueron el récord anotador de 2020-21 y la máxima histórica del club, una actuación que sintetiza su impacto: el elenco de Gabriel Picatto se aseguró su ticket a playoffs con la victoria. 

Barlow, quien recibió 39 de los 68 votos, se afianzó como un tirador implacable y un enigma casi indescifrable para rivales que apenas podían rezar por una noche errática de Stambi. Con fundamentos, personalidad, compromiso y un instinto feroz, se convirtió en uno de los más determinantes en el clutch y aprovechó al máximo la libertad que Picatto le otorgó como conductor para guiar los tiempos y los caminos de su equipo.

La pareja de extranjeros del Quimsa multi campeón y líder de la temporada completaron el podio. Brandon Robinson (21), MVP del último Final Four del Súper 20 celebrado en febrero, fue su goleador con 12.8 puntos en un entramado ofensivo de roles repartidos en el que acepta la responsabilidad en los momentos calientes gracias a su personalidad y su carácter. Diamon Simpson (3), el dueño de la zona pintada con 11.3 puntos y 7.9 rebotes, finalizó tercero en tapones con 1.3 de promedio y fue sexto en rebotes ofensivos en una campaña en donde desplegó constantemente su eficiencia. 

También recibieron votos: Antoni Vicens (1), Charles Amado Mogga Lado (1), Miguel Ruiz (1), Tavario Miller (1) y Tony Mitchell (1). 

Mejor U23: Fernando Zurbriggen (Obras) 

Premiado como revelación de la Liga en 2017-18, el crecimiento de Zurbriggen le permitió trazar una hegemonía absoluta al adueñarse también del trofeo al Mejor U23 en una triple corona que Gabriel Deck había conseguido también hace cuatro temporadas. Fueron 15 los votos que recibió el base de Obras, presente y futuro tanto de la Liga Nacional como del básquetbol argentino. 

La pluralidad de nombres, con 16 jugadores nominados por la prensa, revela una realidad irrefutable: que la Liga Nacional es una usina constante e imparable de talento joven. Las dificultades lógicas de un mundo convulsionado por el coronavirus y la exigencia de un calendario condensado generaron un contexto que les permitió a los clubes intensificar su apuesta por los jóvenes. En consecuencia, la aparición y consolidación de numerosos prospectos aumenta la ilusión de cara al futuro de la Liga. 

El brasileño Caio Pacheco (8) instaló su nombre en la constelación de estrellas de la Liga: fue el líder en asistencias con 5.3 por partido, el quinto máximo anotador con 16.5 puntos y el noveno más eficiente de la Liga. Su brillante rendimiento en Bahía Basket lo catapultó a la Liga Endesa, donde firmó un contrato temporal de un mes con el Murcia, e incluso le permitió consumar su debut en la Selección de Brasil. Su compañero Fausto Ruesga (8), uno de los volcadores más espectaculares en la historia de la LNB y campeón Olímpico de la Juventud tanto en el 3×3 como en el concurso de volcadas de Buenos Aires 2018, se destapó en su faceta anotadora. Matías Solanas, de San Martín, completó el tridente que recibió ocho votos. 

También recibieron votos: Facundo Vázquez (7), Franco Baralle (4), Bryan Carabalí (3), Tomás Monacchi (3), Yoanki Mencia (3), Federico Elías (2), Agustín Pérez Tapia (2), Guillermo Aliende (1), Martín Fernández (1), Máximo Fjellerup (1), Tomás Spano (1) y Augusto Alonso (1). 

Mayor Progreso: Matías Solanas (San Martín)

En una categoría bastante pareja, un solo nombre propio se repitió por fuera de lo común: el de Matías Solanas. Su impresionante evolución le permitió ganarse un lugar dentro de los 12 nombres convocados para la Selección en medio de una temporada en la que firmó una planilla general de 13.4 puntos, 4.3 rebotes y 2.5 asistencias además de un destacable 36.2% de tres puntos. 

Tras duplicar sus cifras en ataque, el escolta fue uno de los emblemas de un San Martín inexpugnable en defensa que se alimentaba de sus puntos del otro lado de la cancha: “Yo creo que las temporadas anteriores me sirvieron para ir desarrollándome como jugador. Fui ganando experiencia y sumé muchas cosas a mi juego. Ni hablar de compartir equipo con jugadores de gran nivel y calidad, eso te lleva a aprender de los mejores. Este año me están dando varios minutos y eso me permiten demostrar todo lo que he ganado a lo largo de los años”, reflexionó en el sitio de la Confederación Argentina de Básquet

Fausto Ruesga y Martín Fernández recibieron cuatro votos cada uno y escoltaron a Matute. Al margen de su capacidad atlética y de la espectacularidad de sus movimientos, Ruesga registró jornadas memorables como sus 38 puntos frente a Atenas. Fernández fue uno de los símbolos ofensivos de un Regatas que concluyó la temporada en la tercera ubicación. El alero mendocino se consolidó como una amenaza perimetral: encestó el 41.6% de los triples que lanzó. 

También recibieron votos: Caio Pacheco (3), Fernando Zurbriggen (3), Franco Baralle (3), Iván Gramajo (3), Tomás Monacchi (3), Yoanki Mencia (3), Facundo Vázquez (3), Jonatan Slider (2), Juan Pablo Arengo (2), Juan Pablo Venegas (2), Federico Elías (2), Bryan Carabalí (2), Leandro Cerminato (1), Leandro Vildoza (1), Manuel Alonso (1), Tomás Spano (1) y Mauro Cosolito. 

Revelación/Debutante: Franco Pennacchiotti (Peñarol)

La historia de Franco Pennachiotti es digna de un guión de Hollywood. El gigante de 2.05 m y 30 años recorrió todas las categorías de ascenso del básquet nacional hasta ganarse un lugar en la máxima división tras su fantástica etapa en Villa Mitre de Bahía Blanca en la Liga Argentina. Peñarol, un histórico de la Liga, lo contrató tras frustrarse su traspaso al Virtus Lumezzane italiano y el pivote no decepcionó con su rendimiento y su regularidad. Pennacchiotti, ganador del trofeo con 27 votos, fue una de las pocas buenas noticias en un año decepcionante para el Milrayita que no clasificó a la postemporada. 

Agustín Pérez Tapia, clase 99, fue bendecido con la confianza del entrenador Matías Huarte. Argentino apostó por sus jóvenes y Pérez Tapia fue uno de los cuatro, el más destacado, en concretar su debut en la última Liga Nacional. El guardia neuquino, de excelente pasado en Centro Español de Plottier en Liga Argentina, aportó 10.9 puntos, 2.9 rebotes y 2.5 asistencias en 38 juegos como titular en los que desplegó destellos interesantes de su talento, creatividad y picardía. Sus méritos fueron reconocidos por 12 integrantes del sufragio. Bryan Carabali, de la misma camada que Pérez Tapia, también fue valorado y recibió cuatro votos. El ecuatoriano de 2.14 m cumplió un rol defensivo fundamental para Quimsa como condicionante en la zona pintada. En cifras, aportó 2.1 tapas y 4.2 rebotes por partido. 

También recibieron votos: Caio Pacheco (3), Fernando Zurbriggen (3), Franco Baralle (3), Iván Gramajo (3), Tomás Monacchi (3), Yoanki Mencia (3), Facundo Vázquez (3), Jonatan Slider (2), Juan Pablo Arengo (2), Juan Pablo Venegas (2), Federico Elías (2), Bryan Carabalí (2), Leandro Cerminato (1), Leandro Vildoza (1), Manuel Alonso (1), Tomás Spano (1) y Mauro Cosolito. 

Sexto Hombre: Manuel Buendía (Boca)

El experimentado base de Boca, quien recibió 29 votos, fue un revulsivo constante desde el banco de suplentes en un equipo respaldado por sus veteranos. Saliendo desde la banca en prácticamente todos los partidos del Xeneize, su letal tiro perimetral fue un argumento sustancial para un combinado que finalizó en la cuarta posición de la tabla con 25 triunfos y 13 derrotas. Buendía registró el séptimo mejor porcentaje de tres puntos de la Liga con 41.1% en 202 intentos y firmó una planilla de 10.1 puntos además de 2.4 rebotes y 2.6 asistencias. 

Iván Gramajo (9) abandonó aquel perfil de promesa que registraba de su época en Lanús, dio un paso evidente en su madurez y se transformó en una pieza clave en la estructura de Quimsa. El escolta de 25 años y 1.93 m, un excelente tirador a pie firme, registró 8 puntos, 2.4 rebotes y 1.5 asistencias en 19.8 minutos. Alejandro Diez (6) es uno de los jugadores más experimentados de la Liga. El ala pívot de 34 años y 2.01 m, multi campeón con Peñarol y refuerzo para La Fusión de cara a 2020-21, aportó 9.1 puntos, 4.6 rebotes y 1.2 asistencias con un altísimo promedio de efectividad gracias a su 61.7% de dos puntos, su 40.8% de tres y su 78.9% desde la línea de libres. 

También recibieron votos: Tomás Zanzottera (5), Nicolás Romano (3), Joaquín Rodríguez (2), Diego Romero (2), Franco Baralle (2), Kevin Hernández (2), Fausto Ruesga (1), Juan Manuel Rivero (1), Juan Pablo Arengo (1), Paolo Quinteros (1), Valentín Bettiga (1), Yoanki Mencia (1), Brandon Robinson (1) y José Defelippo (1). 

Entrenador del Año: Sebastián González (Quimsa)

El líder de la Liga Nacional, indiscutido protagonista a nivel local e internacional, también aportó al Coach del Año: González fue elegido con 41 de los 68 votos. El coach forjó a un Quimsa imparable que cerró la temporada con el número uno y se erige como el máximo candidato al título de la Liga Nacional. La influencia de González desde la pizarra y como líder del grupo es total en el combinado santiagueño que irá en busca de la segunda corona de su historia. 

Diego Vadell (8) forjó una muralla en San Martín, un equipo competitivo que tuvo en jaque al poderoso Quimsa en la final del Súper 20. Con un encomiable esfuerzo colectivo, fue el equipo que menos puntos sufrió durante la temporada. Vadell se ganó su merecida renovación por dos temporadas gracias al complejo sistema que edificó. Lucas Victoriano (7) es uno de los nombres importantes en la historia del básquetbol argentino gracias a sus días como jugador y ahora está forjando también su legado desde el banco de suplentes en un Regatas que clausuró la temporada regular en la tercera posición general. 

También recibieron votos: Alejandro Vázquez (3), Martín Villagrán (2), Matías Huarte (2), Sebastián Saborido (2), Bernardo Murphy (1), Gonzalo García (1) y Silvio Santander (1). 

Mejor Arbitro: Fabricio Vito

El desenlace es previsible en este rubro: Fabricio Vito hilvanó su cuarto premio consecutivo. Árbitro FIBA, dirige hace más de quince años en la Liga Nacional y es una garantía para resolver situaciones conflictivas. El puntaltense recibió 31 votos y se impuso a Fernando Sampietro (7) y Alejandro Chiti (7), entre otros nominados por la prensa especializada. 

.

También recibieron votos: Pablo Estévez (5), Leandro Lezcano (4), Daniel Rodrigo (3), Juan Fernández (3), Oscar Brítez (2), Diego Rougier (2) y Micaela Prado (1). 

Quinteto ideal 

Base: Fernando Zurbriggen (Obras – 42 votos)Otros votados: José Vildoza (31), Leandro Vildoza (5), Caio Pacheco (3), Nicolás Aguirre (1), Sebastián Orresta (1) y Santiago Scala (1). 

Escolta: Kelsey Barlow (Hispano – 47 votos). Otros votados: Jonatan Slider (15), Leonel Schattmann (4), Matías Solanas (3), Máximo Fjellerup (3), Adrián Boccia (1), Juan Manuel Rivero (1) y Santiago Vaulet (1). 

Alero: Brandon Robinson (Quimsa – 28 votos). Otros votados: Mauro Cosolito (7), Martín Cuello (3), Sebastián Vega (3), Tony Mitchell (3), Franco Giorgetti (2), Fausto Ruesga (1), Patricio Tabárez (1), Latraius Mosley (1), Emiliano Basabe (1) y Federico Aguerre (1). 

Ala pivote: Mariano Fierro (Comunicaciones – 47 votos)Otros votados: Lisandro Rasio (8), Sebastián Acevedo (3), Charles Amado Moga Lado (3), Miguel Ruiz (2), Facundo Piñero (1) y Néstor Colmenares (1). 

Pívot: Tayavek Gallizzi (Regatas – 28 votos). Otros votados: Diamon Simpson (15), Antoni Vicens (14), Tavario Miller (3), Franco Pennachiotti (2), Diego Romero (1) y Kevin Hernández (1). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *