NBA: Atlanta Hawks le dio el último golpe a New York Knicks

El base brilló con 36 puntos y 9 asistencias, comandando la victoria de los de McMillan por 103-89, para quedarse con la serie por un contundente 4-1. El ganador se cruzará con los Philadelphia 76ers en las Semis del Este.-

rae Young le puso punto final a una temporada de enorme superación de las expectativas para los New York Knicks. El base tuvo un cierre de partido brillante y comandó el triunfo de los Atlanta Hawks por 103-89, liquidando la serie en favor de los de McMillan por 4-1. Atlanta ahora se enfrentará en la siguiente fase a los Philadelphia 76ers, quienes también ganaron su serie ante los Washington Wizards por 4-1.

Trae Young coronó una serie que lo termina de poner como una verdadera estrella de la liga. Porque si bien estuvo con el aro cerrado durante buena parte de la noche y acabó con un irregular 10-28 de cancha, apareció en el momento justo, con una exhibición en el último cuarto. Young terminó con 36 puntos y 9 asistencias. ¿Sus números en el cuarto período? 18 puntos con un 5-8 de campo. Ya empezamos a pensar en el hermoso duelo que tendrá contra los grandes defensores perimetrales de Philadelphia.

Nadie más en los Hawks pasó de los 15 puntos, pero otros tres titulares tuvieron contribuciones importantes: De’Andre Hunter con 15 puntos, Clint Capela con 14 y 15 rebotes y John Collins con 13. Lo más importante: los tres alcanzaron el 55% de cancha y combinaron para un 17-27 en sus lanzamientos. Algo especialmente destacable en un partido dominado mayormente por las defensas.

En los Knicks, Julius Randle tuvo su mejor partido de una serie para el olvido de su parte: 23 puntos y 13 rebotes. De todas maneras, tampoco podemos decir que haya tenido un buen partido, teniendo en cuenta que lanzó un 8-21 de cancha y perdió 8 balones. Cerró el cruce con apenas un 29,8% de campo.

En los Knicks tampoco apareció Derrick Rose, quien repitió su presencia en el quinteto inicial: solo 6 puntos y 5 asistencias, con un 3-11 de campo.

Más allá de los enormes méritos de su temporada, superando cualquier pronóstico, al fin de cuentas la falta de recursos ofensivos le jugó carísimo a New York. El hecho de haber anotado apenas 89 tantos en un encuentro decisivo como local, ante una defensa mediocre como la de Atlanta (21° en la Fase Regular), lo dice todo. Los de Thibodeau se llevan muchas cosas positivas de este año, pero si pretenden competir más allá de una 1° Ronda, deberán encontrar mejores recursos de desequilibrio individual. Quedó claro que solo con dureza defensiva en estas instancias no alcanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.