Roland Garros: Djokovic y Federer avanzaron a la tercera ronda

Se vive un «Superjueves» en Roland Garros. Una jornada histórica que tendrá en cancha a los tres integrantes del Big 3: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. El serbio y el suizo ya sacaron pasaje a la tercera ronda del Grand Slam francés. Un rato antes, 

En el primer partido masculino del día en el Philippe Chatrier, Federer se llevó un buen triunfo ante el croata Marin Cilic, 47° del ranking. El número ocho del mundo se impuso por 6-2, 2-6, 7-6 (7-4) y 6-2 en dos horas y 35 minutos.

Después de ganar un rápido primer set, por 6-2 en 32 minutos, el suizo atravesó una dura discusión con el umpire que lo sacó de eje. Con Cilic arriba en el marcador del segundo set por 3-1 y 40-40, Federer recibió un warning por hacer tiempo, ya que había ido al banco a secarse la transpiración con una toalla mientras el croata estaba listo para sacar. «¿Vos pensás que estoy haciendo esto a propósito?», le dijo, red de por medio, a su rival, que terminó ganando la manga por 6-2.

El suizo se sacudió la bronca y fue el primero en sacar ventaja en el tercer parcial, con un quiebre en el tercer game para quedar 2-1 arriba. Incluso tuvo cuatro break points en el quinto juego para ampliar más la ventaja, pero no los pudo aprovechar. Y en el sexto, cometió un par de errores que le permitieron a Cilic recuperar el saque.

Con el juego más nivelado, ya no se sacaron diferencias y el set se definió en el tie break. Federer llegó a tener una ventaja de 5-2 en el desempate, pero tuvo que aguantar luego la reacción del croata, que achicó la distancia 5-4, antes de cerrarlo con un ace por 7-6 (7-4).

Haberse llevado el tercer set pareció darle al suizo una inyección de energía. Porque en el cuarto, volvió a tomar las riendas del juego. Quebró en el cuarto game para quedar 3-1 en el marcador y luego cuidó esa ventaja. Y en el octavo game, con otro break, pudo sellar el triunfo en su segundo match point.

«Estoy muy contento de estar en la tercera ronda. Siento que estoy pegándole cada vez mejor a la pelota», comentó quien ahora enfrentará al alemán Dominik Koepfer (59°), vencedor por 6-3, 6-2, 3-6 y 6-4 del estadounidense Taylor Fritz, 33°.

El helvético, que está jugando apenas su tercer torneo del año y el cuarto en las dos últimas dos temporadas, sigue buscando recuperar el ritmo de competencia después de su larga ausencia de las canchas, en las que se operó dos veces la rodilla derecha. 

París, igual, no es el principal objetivo del suizo, que podría sumar su 21° Grand Slam y quedar otra vez como el máximo ganador de la historia. Su cabeza es puesta en llegar de la mejor manera a Wimbledon, la cita más importante del año para él.

Djokovic debió conformarse con el estadio Suzanne-Lenglen, el segundo en importancia dentro del complejo, pero demostró porqué es el número 1 del mundo y se metió sin problemas en la tercera ronda. El serbio dominó al uruguayo Pablo Cuevas, 92° del ranking, y se impuso 6-3, 6-2 y 6-2 en una hora y 37 minutos.

El sudamericano soñó con el batacazo en el comienzo del partido, porque consiguió un inesperado quiebre en el tercer game, cuando Nole estrelló un drive contra la red y cedió su servicio. Pero la ilusión no le duró mucho. En el juego siguiente, el serbio recuperó el break y dejó todo igualado 2-2.

Desde ese momento, no hubo paridad. El número uno impuso el ritmo de juego y dominó el partido a su antojo con un tenis agresivo -sumó 31 winners- y mucha precisión en sus tiros.

Ni siquiera el mejor momento del uruguayo, en el tercer set, pudo frenar al serbio, que selló el triunfo sin sobresaltos y avanzó a tercera ronda. Su próximo rival será el lituano Ricardas Berankis (93°), quien superó por 7-5, 2-6, 7-6 (7-4) y 6-0 al australiano James Duckworth.

«Estoy jugando bien, me estoy sintiendo bien. Estoy listo para llegar lejos en el torneo. Espero que pueda hacerlo. Pero voy a ir partido a partido. Y hasta ahora, los dos partidos que gané, mostré un tenis de alta calidad», analizó el número uno. 

Nole busca su segundo título en el «grande» francés, después del que ganó en 2016, y el 19° en esta categoría. Y llegó a París inspirado, tras coronarse en el ATP de Belgrado (sumó su segundo título de la temporada, luego del Abierto de Australia) y de jugar la final en Roma, donde cayó ante Nadal en tres sets, pero jugó un tenis que lo llenó de confianza.

Fuente: www.clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.