NBA: Atlanta Hawks y una sufrida victoria ante Philadelphia 76ers para empatar la serie

El base de los Hawks brilló con 25 puntos y 18 asistencias a pesar de no haber estado fino de cara al aro y así Atlanta ganó por 103-100 un encuentro que se definió en el clutch con varios cambios de mando. Ahora están 2-2 y la clasificación a las Finales del Este está para cualquiera.-

Luego de la derrota del viernes pasado, Trae Young no podía permitir que su equipo viaje a Philadelphia con desventaja de 3-1 y al borde de la eliminación: sus Atlanta Hawks tenían que ganar en casa este lunes. Y con una actuación maravillosa de este base prodigio de 22 años los Hawks lograron el objetivo no sin antes sudar bastante: le ganaron por 103-100 a Philadelphia 76ers y lograron empatar el enfrentamiento correspondiente a la Segunda Ronda de la Conferencia Este.

Trae, que comenzó el partido sin puntos en el primer cuarto, fallando cinco tiros consecutivos y con una molestia en el hombro derecho que lo hacía quedar recubierto como un paquete de carga cada vez que descansaba en el banco, terminó volviendo a ser la respuesta en el final del encuentro y acabó con 25 puntos y 18 asistencias en 40 minutos, lanzando 8-26 de campo con 3-11 en triples. Su poca efectividad de campo no la copió para los tiros libres claves: firmó un 6-8 en ese aspecto pero encestó cuatro que quemaban en el minuto final.

Young, que quedó en segundo lugar en el registro de récord de más asistencias con los Hawks en un partido de Playoffs (irónicamente el récord es de Doc Rivers, actual entrenador de Philadelphia, con 22 en 1988) y logró ser el tercer jugador de 22 años o menos con al menos 20 tantos y 15 asistencias en Playoffs (Chris Paul e Isiah Thomas fueron los otros en lograrlo) fue el hombre más determinante de los ganadores pero también hay que realzar lo hecho por otros nombre.-

John Collins (14 puntos y 12 rebotes) y Clint Capela (12 tantos y 13 rebotes) lograron doble-dobles bien asistidos por Young durante toda la noche: la jugada clave del partido fue un triple de Collins desde la esquina a 2:15 del final para acercar a los Hawks a un punto de distancia cuando caían por cuatro. ¿Por qué? Porque Collins la generó recogiendo un rebote ofensivo súper importante cuando Philadelphia pudo haberse ido de contragolpe para tomar ventaja de seis o siete puntos.

También hay que destacar a Bogdan Bogdanovic, segundo máximo anotador del equipo con 22 puntos (4-13 en triples) y a los minutos de calidad que dio Lou Williams cuando descansaron los titulares: fueron 14 pero rendidores, con 9 tantos y un +3 en el +/-, sin que Ben Simmons logre frenar sus penetraciones a canasta. Todavía no han regresado los lesionados Cam Reddish y DeAndre Hunter.

Enfrente quedó la sensación de que el desgaste y la lesión en su rodilla derecha complicaron mucho a un Joel Embiid nada rendidor en la segunda parte (0-12 de campo y 3 pérdidas) pero que aún así fue el hombre que casi hace que Philadelphia gane, haciendose cargo del equipo en el clutch ante un Tobias Harris que había jugado bien pero que desapareció un poco en el final y un Ben Simmons que no está dando garantías en los minutos finales.

Embiid llenó su planilla con 17 puntos, 21 rebotes y 4 asistencias, aunque su 4-20 de campo y sus 4 pérdidas reflejan su incomodidad ofensiva. Simmons quedó al borde del triple-doble con 11 tantos, 9 asistencias y 12 rebotes y Harris fue el máximo anotador de los perdedores con 20 puntos (8-15 de campo) en 39 minutos. Seth Curry encontró bastante la red (17 puntos), pero no logró hacerlo en la última posesión, mientras que Furkan Korkmaz reemplazó a Danny Green en la alineación inicial con 10 puntos y 2 rebotes en 25 minutos lanzando 4-9 de campo.

El quinto partido de la serie está programado para el próximo miércoles 16 en Philadelphia, a las 18.30 horas de CDMX, 20.30 horas de Argentina y 1.30 horas del jueves en España. En tanto ya tenemos asegurado un sexto encuentro, el viernes 18 en Atlanta.

Fuente: ar.nba.com.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.