NBA: Sin brillar Philadelphia 76ers logró forzar un séptimo partido ante Atlanta Hawks

Philadelphia ganó por 104-99 en Atlanta reponiéndose luego de haber ido perdiendo durante todo el primer tiempo. Con Joel Embiid siendo importante en el final pero lejos de sus noches más brillantes y con poco de Ben Simmons, los de Doc Rivers se apoyaron en Seth Curry, Tyrese Maxey y Tobias Harris para no quedar eliminados. El próximo domingo se decidirá todo.-

Philadelphia 76ers comenzó con todo a favor en el cuarto y el quinto partido contra Atlanta Hawks y terminó perdiendo luego de irse al entretiempo con una clara ventaja a favor. Este viernes todo fue distinto: el equipo dirigido por Doc Rivers debió remar contra la corriente desde el salto inicial y llegó a estar 12 puntos por detrás, pero sin jugar demasiado bien se las arregló para ganar por 102-97 y sobrevivir. La serie está 3-3 y el pase a las Finales del Este se decidirá el próximo domingo en la casa de los Sixers.

Philadelphia no estuvo al frente en toda la primera parte: Joel Embiid no podía encestar, Ben Simmons pasaba más tiempo en el banco de suplentes por sus infracciones que en la pista y Tobias Harris iba calentando la mano muy lentamente. ¿Por qué se sostenían en el partido? Porque Seth Curry se mantuvo totalmente fino en ataque y porque la decisión de Doc Rivers de jugársela por el rookie Tyrese Maxey pagaba sus dividendos: la desfachatez del joven de 20 años y su capacidad para conseguir puntos por su cuenta era clave. Enfrente de momento los Hawks resistían por lo realizado por un Trae Young espectacular, de 20 tantos y 7 asistencias en 20 minutos en el primer tiempo.

La clave de los Sixers para esta vez ser ellos los que remontaron fue que mientras que esas cosas del primer tiempo no desaparecieron al volver del vestuario, Young comenzó a ser contenido de forma más eficiente, tirando doble marcas sobre él por momentos, Harris terminó de entrar en ritmo y el Embiid tan impreciso del primer tiempo cambió por uno clave en el clutch. Así, aunque la amplia ventaja de 11 tantos de Philadelphia casi que también llegó a esfumarse en un estadio en el que llegó hasta a cortarse la luz un instante durante el clutch, el equipo local nunca más cedió la posición de vanguardia y en un final extremadamente cerrado logró mantenerse adelante para reiniciar estas semifinales del Este una vez más.

Con los dos equipos apenas por encima del 40% de acierto en tiros de campo, por debajo del 70% en tiros libres y con más de 10 pérdidas cometidas, queda claro que lo que se vio en ataque no fue de lo mejor. Terreno fértil para que jugadores de rol como los mencionados Curry (24 puntos con 6-8 en triples) y Maxey (16 tantos y 7 rebotes en 29 minutos) sean los destacados, así como Harris con sus 24 tantos en un partido en el que Philadelphia increíblemente logró ganar los minutos sin Embiid en cancha (+6 en 10 minutos).

El camerunés firmó un doble-doble de 22 tantos y 13 rebotes, pero cometió 8 pérdidas y lanzó 9-24 de campo. Igualmente su aparición en el clutch fue decisiva con cinco puntos, varios rebotes y defensa. Distinto al partido de Simmons (6 puntos, 5 asistencias y 9 rebotes en 25 minutos) que debió irse al banco por sus faltas y por las que le cometen intencionalmente (2-4 en tiros libres) como también lo de Dwight Howard, que en 10 minutos logró cometer dos faltas sin balón incluyendo una que anuló lo que era un triple de Maxey.

En los Hawks Trae Young cumplió con su cuota ofensiva habitual: 34 puntos y 12 asistencias, además de 3 robos y 5 rebotes. Desde el triple festejó mucho con 5-10; al cruzar la línea de tres puntos le costó un poco más con 8-20. Kevin Huerter firmó uno de sus mejores partidos de los Playoffs con 17 puntos, 11 asistencias y 4 rebotes, Danilo Gallinari empezó apagado pero repuntó como el otro día para acabar con 16 tantos y Clint Capela consiguió el doble-doble de 14 puntos y 11 rebotes. En deuda quedaron Bogdan Bogdanovic y John Collins con 7 puntos cada uno (5-19 de campo entre los dos) y un Lou Williams que esta vez no pudo ser el microondas desde el banco cuando Young descansó: 0 puntos, una asistencia y dos pérdidas con 0-5 de campo.

Fuente: ar.nba.com.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.